Terminó la COP 28, y para muchos volvemos a perder una oportunidad. ¿Qué se podía espera si tras el anuncio en Glasgow de revisar los objetivos para acelerar el abandono de combustibles fósiles, la siguiente se desarrolla en la ciudad de los rascacielos de Emiratos Árabes Unidos?