Opinión y análisis - Fundación alternativas

Lo que más importa

La vida política española sigue inmersa en una crispada polarización, que se manifiesta en una permanente descalificación y deslegitimación del gobierno, más allá de lo admisible, por parte de la oposición. Es normal que la oposición de derechas se oponga y critique la acción del ejecutivo, pero deviene tóxica cuando esa discrepancia se lleva al límite de descalificar e inhabilitar al oponente, hasta el punto de mutar un adversario en un enemigo a batir por todos los medios. Primero, y todo el tiempo, sigue siendo el asunto de la amnistía. Es obvio que se puede discrepar de esa medida de gracia, pero de ahí a sostener que “rompe España”, “destruye la Constitución”, “lamina la separación de poderes”, “es una estafa”, “es ilegal”, “inmoral” y no sé cuántos improperios más, es tan exagerado, falso y ayuno de argumentos que hace imposible el debate democrático. En el supuesto de que al final de esta historia, el Tribunal Constitucional dijera que esa medida es conforme a la Constitución, ¿qué pasaría con todos aquellos que han estado durante meses acusando de tan horrendos “crímenes”? Supongo que, como mínimo, tendrían que dimitir de la vida pública, a no ser que piensen que nuestro más alto tribunal se ha vuelto loco y ha sido capaz de avalar tan pavorosos atropellos. Yo sería más cauto en las expresiones, pero cada cual es dueño de sus palabras.

Lo que más importa

Presidente del Consejo Asesor
02 ENE 2024

Hazte socio/a de la Fundación

Súmate a nuestra iniciativa por un pensamiento independiente.

Suscríbete a nuestra newsletter

La Fundación Alternativas elabora diferentes newsletter semanales, con información sobre las actividades, publicaciones y novedades de cada uno de los departamentos.

Rellena nuestro formulario para apuntarte a la lista general y recibir toda la información de la Fundación en tu correo, o elegir qué temas te interesan más.

Los campos con * son obligatorios
* Debes autorizar el tratamiento de tus datos personales seleccionando la casilla